Plasma Rico en Plaquetas (PRP)

El Plasma Rico en Plaquetas es una de las más modernas técnicas de regeneración celular anti-envejecimiento. Se basa principalmente en las propiedades de las plaquetas al momento de secretar unas sustancias llamadas Factores de Crecimiento (FC), los cuales son responsables de drásticos cambios celulares incluidos el reclutamiento de Células Madres. Los factores de crecimiento son mediadores endógenos de la respuesta celular ante diferentes estimulos, participa en la mayoría de los procesos de regeneración epitelial formando un papel esencial en el crecimiento cutáneo.

El Plasma Rico se obtiene a partir de una simple extracción de sangre, que será tratada en una centrifuga a 1800 RPM para obtener el Plasma Rico en Plaquetas. Se calcula que cada inyección de plasma de 2 ó 3 ml contiene 3.31 millones de plaquetas que contienen a su vez una gran cantidad de factores de crecimiento necesarios para la regeneración celular.

NO existen riesgos o efectos colaterales, dado que el origen del plasma es autólogo, es decir que se extrae de estructuras de su propia sangre, quedan excluidos los riesgos de transmisión de enfermedades infecciosas o fenómenos de rechazo.

Es una técnica de Bioestimulación con inyecciones de un suero obtenido de tu propia sangre. Este suero contiene factores de crecimiento que tienen la capacidad de estimular la actividad de los fibroblastos, encargados de fabricar colágeno y elastina, los dos máximos responsables de la elasticidad y juventud de la piel.

Procedimiento:

Se realiza la extracción de un pequeña muestra de sangre periférica y se centrifuga a 1800 RPM durante aproximadamente 7 a 9 minutos para obtener de ella el plasma rico en plaquetas. Posteriormente, el Médico realiza microinyecciones en las zonas donde el paciente solicita el tratamiento, principalmente en toda la cara, cuello y manos.

Resultados:

Este procedimiento rejuvenece la piel porque es capaz de poner en marcha el mecanismo de regeneración de los tejidos: por un lado, promueve la formación de vasos sanguíneos y, por otro, estimula la producción de colágeno, elastina y ácido hialurónico, las cuatro claves para que la piel esté luminosa, firme e hidratada. Los Factores de Crecimiento se liberan a lo largo de los tres días siguientes al tratamiento. A partir de ahí, la piel va recuperando vitalidad, consistencia y tersura durante los meses siguientes.

Con este novedoso tratamiento se obtiene mayor luminosidad, mejoría de las manchas y cicatrices post-acné; disminución de las arrugas finas y de las líneas de expresión; y notable incremento de la elasticidad de la piel, con notable disminución de la flacidez por efecto de la gravedad.

La mejoría es apreciable desde los primeros días y es máxima a los 20 ó 30 días, manteniéndose estable por 3-4 meses. El tratamiento con Plasma Rico en Plaquetas se realiza de forma ambulatoria en la consulta médica 1 vez al mes por 3 sesiones continuas y luego se repite cada 4 a 6 meses para mantener los resultados. Esta terapia, esta indicada para diferentes tratamientos como, acné, estrías, flacidez, arrugas, alopecia y rejuvenecimiento entre muchas otras.